viernes, 5 de marzo de 2010

SEÑALES DE HUMO 1 (Poesía Breve hispanoaméricana)



Para mi la poesía breve es como señales de humo, por su brevedad por su fugacidad. Está es una serie de 3 entregas, esta la primera, de esas señales de humo de autores iberoamericanos



Haiku de Hiroshima
(William Ospina Colombia)


Todas las hojas
de diez largos otoños
en un instante.

Nudo


(Lorenzo olivan españa)


Cuando duermes, tu aliento

es el único signo

que te queda de vida.



Con qué fuerza te ata

al mundo un soplo de aire.

Buenas noches, Aquiles
(Enrique Lihn, Chile)


Ahora sí que te dimos en el talón

La muerte de la que huyas

Correrá acompasadamente a tu lado
Buenas noches, Aquiles


Hembra
(Leopoldo Maria Panero España)


Entre mis muslos callabas

de todos los favores que pude prometerte

te debo la locura.




Alta traición


(José Emilio Pacheco, Mexico)


No amo mi patria.

Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal)

daría la vida

por diez lugares suyos,

cierta gente,

puertos, bosques de pinos,

fortalezas,

una ciudad deshecha,

gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas
-
y tres o cuatro ríos.








Sefiní 

(Juan Gelman, Argentina)



basta por esta noche cierro

la puerta me pongo
el saco
guardo
los papelitos donde
no hago sino hablar de ti

mentir sobre tu paradero

cuerpo que me has de temblar


Poesía vertical 22


(Roberto Juarroz, Argentina)

Inventar el regreso del mundo
después de su desaparición.

E inventar un regreso a ese mundo
desde nuestra desaparición.

Y reunir las dos memorias,
para juntar todos los detalles.


Hay que ponerle pruebas al infinito,
para ver si resiste.







En un arranque de moral...
( Jesús Munárriz, España)


en un arranque de moral,

se suprimieron por decreto
los prostíbulos del país
y desde entonces no tenemos putas.

4 comentarios:

  1. Me parece que la poesía está especialmente dotada para esta corta distancia. El de Lihn me pareció genial.

    ResponderEliminar
  2. Es definitivo. Buenas Noches Aquiles

    Humildemente te regalo uno viejito David

    EL AMANUENSE

    Va y viene la piragua
    de un lado al otro del río
    la larga caña de bambú
    dibuja y desdibuja la luna
    en tanto dure la noche.

    ResponderEliminar