lunes, 28 de febrero de 2011

Dos anónimos miran por la ventana


Una chica mira por la ventana de su oficina. Afuera el día está gélido. Un motociclista de unos 50 años arranca su Vespa y sale anónimo esquivando el trafico lleno de cartas y cheques que no pueden esperar. Miro por mi ventana y quiero pensar que esa chica me mira. Vuelvo al monitor de mi computadora, ella al suyo, el trabajo urge. La vida puede esperar.