jueves, 30 de mayo de 2013

A ella le gusta llorar mientras escucha The Beatles


Todas las historias y todos los personajes tienen su lado B, como lo tenían los discos de vinilo hoy casi desaparecidos. Cualquier situación puede ser vista desde otra perspectiva, desde otro ángulo que da nueva luz a lo vivido. La generación que nació a finales del S.XX se mueve entre los recuerdos de un siglo marcado por la sombra de muchas guerras y la liberación del pensamiento. Vivimos en un presente de nuevas tecnologías que pueden convertir en único ese pensamiento crítico. El costarricense David Cruz nos descubre en "A ella le gusta llorar mientras escucha The Beatles" el otro lado de esos recuerdos, la cara B cuyas canciones a menudo no nos detenemos a escuchar. 


UN TRACK DEL LIBRO: 




TRACK 21

Por la radio anunciaron que ha empezado el diluvio. 
Un prisionero dibuja estrellas con tiza en el cielo raso de su celda.
Los supermercados colapsaron.

Mi vecina es optimista,
al lado está la gran Biblioteca Nacional

y sobra el papel para desempañar el piso.

Los pescadores ajustan sus carnadas.

El desierto reza por piedad a las pirañas.

Un doctor envuelve en plástico sus títulos universitarios. 
Alguien se ha colgado en la habitación de un hotel,

dejó su testamento escrito en una lengua muerta.

Por la radio anunciaron que ha empezado el diluvio. 
Los amantes corren a casarse al notario.

Las familias se sientan a comer con flotadores plásticos 
recomendados en el último boletín de gobierno.
Un anciano saca sus ahorros del banco

para comprarse una radio de onda corta.

En los hospitales las filas son interminables,

igual en las casas de citas clandestinas.

Una tribu de pulpos
está planeando tomar por asalto Jerusalén.

Un borracho se marcha de la cantina sin un centavo 
y decide hacer una iglesia en la cochera de su casa. 
El alguacil hace tres disparos al aire para imponer su orden.

Por la radio anunciaron que ha empezado el diluvio. 
Un poeta intenta memorizar sus libros sin conseguirlo. 
Un profesor de geografía guarda los instrumentos 
para redefinir los mapas.

Una modelo entrada en años disimula sus canas

y se inyecta botox escondida en el baño de su casa.

En el acuario un niño piensa
que su delfín favorito pronto será libre.

Ella escucha Strawberry Fields.

Un magnate considera mala inversión

sus islas exóticas en el Caribe

y decide subastar estelas mayas en París.

Un profeta se masturba mientras contempla
grabados del siglo V.

Por la radio anunciaron que ha empezado el diluvio. 
Un vidente se reprocha no haberlo previsto.









1 comentario:

  1. Tremendo poemario. Me gustó mucho, aunque fuera en formato ebook. Una delicia.
    Salu2
    Miguel Ángel.

    ResponderEliminar